martes, febrero 09, 2010

Anónimos

El planteo de este texto surgió ante la llegada del primer comentario a este blog.

El lugar de "anónimo" nos permite muchas cosas y nos limita ante otras.
Desde ese lugar podemos decir muchas cosas y hacer otras tantas, o deshacer; ¿pero por qué sucede esto? porque estamos liberados de la firma, de dejar nuestra marca, nuestra impronta, pero de todas maneras estamos tranquilos que el mensaje llega, o que la obra queda concretada. y Uds. ya deben estar deduciendo a que me refería con que nos limita.
Pensemos un poco en un boleto de colectivo que tiene una frase de un "Anónimo", el mensaje esta, pero no sabemos de quien es, casi que nos olvidamos de él y lo metemos en una gran bolsa de "Anónimos". Otro ejemplo es una escultura de piedra, pero tampoco sabemos de quien es, el autor se pierde el reconocimiento. ¿Lo ven? ¿ Dónde esta el anónimo? en un lugar "x" o anónimo supongo.
También es real que existe un poco de juego en la anónimidad. ¿ Por qué? porque el anónimo siente esa adrenalina de ser descubierto. Y si es descubierto es por que ha dejado pistas. Para ser mas claro recordemos el juego del amigo invisible.
Miremos lo desde otro lado: ¿ qué tal si un anónimo prefiere ser identificado por su estilo antes que por su firma? Digamos que tiene que tener un estilo muy pero muy marcado y que nadie en ningún momento de "la historia de la humanidad" pueda desarrollar su estilo.

No hay comentarios.:

Deja de buscar... Encontrá